Triduo a la Santísima Virgen del Mayor Dolor y Traspaso

Portada TriduoLa advocación del Poder y Traspaso de Nuestra Señora aparece desde los orígenes de la Hermandad vinculada a la Santísima Virgen y al pasaje del encuentro con Jesucristo en la Calle de la Amargura acompañada por el apóstol Juan cuando cayó desmayada de Dolor. A esta advocación se deben vincular los primeros cultos o quizá los más solemnes, pues desde el XVIII se hace referencia a ellos en escritos.

En el XVIII se hacen referencias constantes al Septenario Doloroso a Nuestra Señora. Hasta fechas recientes el Solemne Septenario se celebraba una semana antes del Viernes de Dolores, fecha en la que se completaban sus cultos con una Función Solemne, día en el que la Hermandad estaba agraciada con jubileos correspondientes.

Así perdura hasta la supresión del mismo en la reglas de 1970, cuando pasa a ser un Triduo Glorioso en Septiembre coincidiendo con la reforma de la liturgia que señala el 15 de septiembre, festividad de los Dolores de la Virgen María, como su fiesta principal.

Actualmente, manteniéndose la Solemne Función a los Dolores Gloriosos del 15 de septiembre, el Triduo ha pasado a coincidir con el Besamanos a la Santísima Virgen, en el mes de marzo. Conforme a las Reglas de 2010, el Triduo se celebra de jueves a sábado, iniciándose con el rezo del Santo Rosario, Ejercicio del Triduo y conclusión en Santa Misa. El domingo se finaliza con una Solemne Función a la Santísima Virgen del Mayor Dolor y Traspaso. Entre el viernes y el domingo se desarrolla el devoto Besamanos a Nuestra Señora.

Galería: