Manuel Machado

Estampas Sevillanas 1949

LiteraturaJesús del Gran Poder, Señor, Dios mío…
si en medio de la noche sevillana
aparece tu efigie soberana
entre gotas de llanto y de rocío…

Si de tu santa faz el sol sombrío
antes que el astro enciende la mañana
y de su sangre la Divina grana
eterna corre como fluye el río…

Y vuelven a bajar las golondrinas
a quitar de tu frente las espinas
al mandato de Amor, eterno y fuerte.

Ríndese el mal y el odio. Y tu “carrera”
al hombre enseña, al fin, de qué manera
puede ser un Dios condenando a muerte.