José Luis Peinado Merchante,Pbro. 1985

Es verdad que es Semana y Santa: Pasión de Cristo. Pasión del hombre en el diario vivir. Cruz de cada día. Y podemos desfallecer. La Cruz pesa. Seguimos caminando.

Hay en Sevilla un Señor fuerte y potente, Gran Poder. El que nos hace ver -¡y de qué modo!- su dolor y el nuestro, con los que puede. Señor de cada viernes de Sevilla, mi Señor de tantos viernes. Gran Poder que cada madrugada entra en La Campana: Cabeza poderosa, valientemente adelantada. Asume el dolor y es espejo de todos los dolores. Para alivio, Gran Poder. Para fuerza, Gran Poder. Para sus confidencias, Gran Poder en el Templo o en la calle. Para todo el año, en cada momento, Gran Poder.

Y como la vida sigue,
¡no puedes desfallecer!
Por eso, a su lado: ¡vive,
Sevilla, agárrate al Gran Poder!