Rafael Belmonte García 1977

Las dos en punto de la madrugada y la plaza, esa plaza que es centro y corazón de la fe cofradiera y cristiana de Sevilla, la Plaza de San Lorenzo, queda oscura, muda y quieta esperando la salida de nuestro padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso.

¿Por qué en tu Rostro el Dolor?
¿Por qué crispadas tus manos?
¿Por qué Rey de Soberanos
te vas cayendo, Señor?

¡Si yo no lo puedo creer!
¡Si yo creerlo no quiero…!
¡¡¡Que sólo un tosco madero
pueda con tu Gran Poder!!!